← Techstars Blog

Este artículo fue traducido por Lucía Tróchez – @lulutro

El post del día de hoy, lo escribe Moritz Plassnig, fundador y CEO de Codeship (Boston ’13).

Entre más estoy involucrado en Codeship (la compañía que co-fundé), más doy mentoría a otros fundadores, y más me convenzo de que las personas y un gran equipo son el alma de una startup en crecimiento acelerado. Incluso me atrevería a ir más allá y decir que las personas son el fundamento de todas las organizaciones, grandes o pequeñas, startups de alta tecnología o grandes corporativos. Pero el mundo de las startups es único en sus restricciones y también en sus oportunidades y por esto, el énfasis en construir un gran equipo es más importante que en cualquier otra organización.

No hay tal cosa como el éxito de la noche a la mañana, así en innumerables libros o películas traten de mostrar a los emprendedores conocidos como genios. El éxito es el producto de una variedad de factores, trabajo árduo así como habilidades únicas y maravillosas, el momento adecuado y elementos que se salen de tu control, como la suerte. Entre más puedas remover ese último aspecto de la ecuación como fundador, CEO o líder, mejor estarán tu y tu equipo.

Construir una gran cultura, contratando individuos habilidosos y formar un equipo de ello te permite hacer tu propia suerte. Es trabajo difícil pero está en tu control.

Los inversionistas invierten en gente, no en ideas

Por más que te guste tu idea y creas que las condiciones del mercado son perfectas, la verdad es que la mayoría de las compañías cambian y adaptan sus productos a través del camino. La visión inicial de Slack era construir un juego, Instagram empezó como una aplicación de check-in tipo Foursquare llamada ‘Burbn’ y todos sabemos la historia de Twitter que se creó como un producto paralelo a una plataforma de podcasts. Lo que todas esas compañías tenían en común era un equipo fuerte que fue capaz de tomar nuevas ideas y construir nuevos productos hasta que consiguieron el éxito que tienen hoy. La gente que está trabajando en esas compañías logró adaptarse y cambiar y construir un gran producto. Tal vez tu compañía no va a pivotear completamente, pero aprenderás, te adaptarás y mejorarás, a medida que obtengas retroalimentación de tus clientes. Y entre más retroalimentación incorpores, más vas a mejorar.

La habilidad de hacer eso, de escuchar los pequeños comentarios entre líneas, sabiendo cuándo ser terco y cuando adaptarte es una de las habilidades más importantes y más difíciles para un fundador.

Los grandes inversionistas, ángeles y VCs, saben que, a pesar de la importancia de un mercado potencial de tamaño considerable, y un problema lo suficientemente importante para ser resuelto; el equipo es la razón clave por la que ellos invierten eventualmente.

En etapas tempranas, cada contratación es crucial

Resumiendo una startup exitosa es sencillo: gente maravillosa construye productos maravillosos, obtiene clientes maravillosos y eventualmente construirá una empresa maravillosa. Tan simple como suena, hacerlo es increíblemente difícil. Te encontrarás con muchos retos en los primeros días de tu compañía y entre más exitoso seas, más crecerá tu equipo, y se vuelve más difícil mantener a los miembros de tu equipo alineados y a tu compañía en curso. Lo único que deberías tener en cuenta es que al final del día, todo, bueno o malo es causado por las personas de tu equipo. Empoderarlos y salir de su camino es clave, pero sólo es posible si contratas a las personas correctas.

Las compañías pequeñas no pueden darse el lujo de cometer muchos errores. Siempre tienes restricciones de recursos, tanto en talento como en dinero, y a pesar de no tener suficiente debes construir un gran producto, acertar en la distribución y encontrar un modelo de negocios viable. Esto todo puede funcionar si hiciste tu trabajo bien y encontraste excelentes co-fundadores, pero también puede ser malo si no hiciste ese buen trabajo en un comienzo. Nada es más peligroso para un startup en etapa temprana que una mala contratación, una persona que no se adapte a la cultura de la compañía o una que simplemente no es lo suficientemente buena en su trabajo.  Incluso si logran resolver la situación rápido, te distrerás y lo más probable es no construyas un buen producto y pierdas tiempo.

Contratar mal es uno de los errores que más cuestan y de más riesgo en un startup.

Las grandes personas atraen grandes personas

Nada es más atractivo para una persona talentosa en búsqueda de trabajo que un equipo lleno de trabajadores con habilidades. A pesar de todos los problemas potenciales de una mala contratación, los beneficios de hacerlo bien son muchos. Con cada gran persona que puedes convencer de unirse a tu equipo, tu equipo mejora y también se volverá más sencillo atraer a la siguiente persona. Contratar es una profecía inevitable y por lo tanto se vuelve más simple a medida que pasa el tiempo. La parte difícil obviamente es empezar todo. ¿Cómo contratar tu primer empleado si no tienes un buen equipo del que todos están hablando?

Resolver este problema del huevo y la gallina es crucial para que tu compañía arranque del piso. La buena noticia es que ya tienes un equipo, inclusive antes de tu primera contratación. Tu y tu(s) co-fundador(es)  ya son un equipo (y esta es una de muchas razones por las que no deberías empezar una compañía solo). Ya encontraste tu primer seguidor, ya tomaste el primer paso difícil. Tal vez, lograste también conseguir una primera inversión o convenciste a alguien de ser tu consejero. Tendrás un equipo mucho antes de que contrates tu primer empleado, aunque puede que no se sienta así.

La cultura es más que la suma de cada miembro del equipo

Incluso si sólo contratas individuos inteligentes, a pesar de sus habilidades respectivas no crearás un equipo de alto rendimiento automáticamente. Los grandes equipos son generalmente un grupo de individuos maravillosos que se me mezclan de la manera adecuada. El pegamento entre el ingeniero experimentado y sobresaliente, y el diseñador joven y aprendiz, esa magia que hace que las ventas funcionen bien con el producto es tener la cultura correcta.

La cultura no es comida gratis, buenas fiestas de navidad u otros beneficios. Es acerca de compartir beneficios y creencias, ese terreno común de cada discusión y la razón principal por la que todos están trabajando sobre esa misma idea.

Una buena cultura te hace ganar, una buena cultura te ayudará inmensamente para sobrevivir a los momentos difíciles. Tene una buena cultura te hará sentir que es simplemente más fácil construir una compañía excelente.

La importancia de la cultura impacta en gran parte la manera en cómo contratas. Cada persona que traes en la etapa temprana cambia tu cultura, en una buena o mala manera. Tener en cuenta si alguien encaja en tu cultura, si esa es la persona indicada para tu equipo en vez de encontrar la mejor persona es crucial. Aunque la cultura es definida por nuestro equipo, por cada uno de los individuos, todavía tienes que poner tu mejor esfuerzo y no es algo que venga automáticamente únicamente por contratar correctamente.

Tu trabajo como líder es facilitar discusiones, ofrecer una visión y definir el camino. Nada defina la cultura más que las acciones y tu equipo no puede tomar ninguna acción si tu no provees la guía que ellos necesitan.

El encaje de cultura es realmente importante para cada uno de los nuevos integrantes pero sólo funciona si la cultura que tienes es buena. Ese no siempre será el caso. Te enfrentarás a momentos en los que la cultura se empiece a mover hacia un lado, en donde sientas que no puedes estar tan orgulloso de tu compañía cómo te gustaría estarlo. Especialmente en esos momentos es importante que tu retes críticamente el status quo. ¿Qué funciona? ¿Qué esta roto? Si tu cultura está dañada y estás contratando ciegamente con un énfasis en el encaje cultural, la cultura empeorará. No puedes usar tu cultura como un seguro si está dañado.

Tanto como gente maravillosa, una gran cultura atraerá más gente maravillosa y puede resultar en una mejor cultura organizacional, así mismo puede ir en la dirección contraria. Ten en cuenta tu propio prejuicio.

Contratar es una habilidad y debería ser la más importante

Contratar no es mágico, no es cuestión de suerte, es una habilidad. Algunas personas son mejores al respecto desde su primer trabajo, otros no. Talvez tu lo eres, pero si no, lo puedes aprender e inclusive si haces algo grandioso ahora, todavía debes trabajar árduamente todos los días para mejorar. Entre más rápido resuelvas si alguien encaja en tu equipo, más rápido puedes evaluar las habilidades de ese aplicante, y es mejor para ti y tu compañía. Inclusive algo más importante en el mercado de contratación del día de hoy, es que entre mejor seas convenciendo a las personas de que se unan a tu equipo, en vender tu visión, gente mejor trabajará para ti eventualmente. Otra vez, se vuelve más fácil a medida que pasa el tiempo que mejores personas trabajen para tí.

Es importante que entiendas que no se trata de únicamente entrevistar a un candidato. Tienes que diseñar un proceso de contratación que involucre a tu equipo, que le de al candidato un espacio de oportunidad para que también te evalúe a tí. Todas las compañías en crecimiento han pasado por esos mismos retos y puedes aprender de los mejores casos en la industria, de compañías que hicieron un excelente trabajo contratando, así como de compañías que fracasaron. Con suerte, ahora más que nunca, las startups están dispuestas a compartir su experiencia, empezando con pequeños tips y luego consejos prácticos, tan lejos como ser completamente transparentes como Buffer. Toma la oportunidad de aprender de esas compañías y sus éxitos y fracasos.

No te olvides de que siempre estás contratando. No importa si estás haciendo una entrevista de trabajo en la oficina o si estás en una fiesta de un amigo. Siempre estás dejando una impresión, así lo quieras o no. Talvez no estás buscando a nadie en específico en ese momento pero seguramente lo harás en el futuro. O en el próximo trabajo o compañía.

Asegurarte de que siempre tienes opciones de candidatos con los que trabajarías, te llevará al éxito — y como se trata de personas, hará una gran diferencia entre ser exitoso o no. Siempre contrata en tu mente.

Una versión más corta de esta entrada, fue publicada originalmente en Entrepreneur.com.      


, ,


Moritz Plassnig Moritz Plassnig
cofounder & CEO @Codeship. Skier. Climbing & Kitesurfing Apprentice. We’ll finish the race.