← Techstars Blog
  1. No tener un objetivo: Lo primero que tienes que hacer identificar qué quieres. Una vez que tengas esto claro, podrás armar un pitch que te ayude a cumplir tu objetivo.
  2. No contar una historia: Tu pitch debe ser igual que una buena historia. Tiene que tener una introducción cautivante, un climax que retenga y un desenlace emocionante.
  3. Hablar en un lenguaje poco claro: Las frases complejas llenas de conceptos abstractos no te hacen ver más inteligente, sólo confund
    en a las personas que te están escuchando.
  4. Rellenar: Céntrate en lo importante. Cuando rellenas y tratas de “pintar” todo color de rosas se nota y no es atractivo.
  5. No mostrar la oportunidad de negocio: No importará lo genial que sea tu idea, si no eres capaz de explicar cuál es el mercado y la posibilidad de que esto sea un éxito.
Gia Espinoza