← Techstars Blog

martaruizLicenciada en Periodismo y Máster en Dirección de Comunicación y Relaciones Públicas, Marta R. Ruiz es consultora de comunicación y marketing digital con más de 10 años de experiencia, trabajando con empresas e instituciones en comunicación offline y online. También es docente en comunicación y social media para empresas, universidades y escuelas de negocios. Ruiz estará presente como mentora en la cuarta edición de Startup Weekend Tenerife.

Tienes experiencia gestionando la comunicación de grandes empresas, pero también de algunas startups. ¿Crees que estas últimas hacen los suficientes esfuerzos en su comunicación? ¿en qué deberían mejorar?

Creo que quienes deciden apostar por llevar adelante una startup están cada vez más convencidos de que es importante buscar vías para dar a conocer su proyecto.

Pero también es cierto que, en general, cuando un proyecto de este tipo se pone en marcha suele haber siempre un presupuesto muy limitado y se opta por recortar en muchas áreas y la de la comunicación suele ser una de ellas.

Por eso creo que aún hay mucho trabajo por hacer en este sentido, para concienciar de su importancia a quienes deciden lanzar un nuevo proyecto, ya que, en muchos casos, aquellos que triunfan deben parte de su éxito a una buena estrategia de comunicación y relaciones públicas. Muchas aplicaciones o proyectos que hoy en día son muy conocidos y populares jamás habrían llegado a donde están de no ser por esa buena labor de comunicación, básica tanto para su difusión como para su credibilidad y reputación.

Actualmente estamos “rodeados” de proyectos empresariales de base tecnológica. ¿Cómo puede ayudar la comunicación a dar valor a un proyecto y a diferenciarse de los demás?

Efectivamente, asistimos al nacimiento de muchos proyectos de base tecnológica y muchos de ellos muy interesantes y con muchas posibilidades de prosperar.

Una buena comunicación, en la mayoría de los casos, puede ser una de las claves para lograr ese éxito, sobre todo cuando se trata de proyectos destinados a un público final.

Aunque un producto o servicio pueda ser muy interesante, si su público o cliente potencial no lo conoce y no se llega a enterar de que existe, será muy complicado que llegue a triunfar. Y en ese punto de darlo a conocer es donde la comunicación juega un papel fundamental.

Diseñar una buena estrategia de comunicación, que vaya desde su lanzamiento o incluso desde unas pinceladas previas, hasta su desarrollo y su aplicación, es básico para acompañar la puesta en marcha de un proyecto. Esa estrategia puede incluir un abanico muy amplio de acciones como podrían ser eventos, presentaciones e informaciones para medios y bloggers, redes sociales, relaciones públicas con influencers, gestión de contenidos, construcción y gestión de la reputación, un plan de plan de comunicación de crisis, y un largo etcétera.

El emprendedor, ¿nace o se hace? ¿qué cualidades crees que debe tener un emprendedor o cuáles debería potenciar?

Creo que hay emprendedores que nacen y tienen alma emprendedora de base, pero también creo que en todos los casos hay una parte que se hace. Una persona a lo largo de su vida, en general, y, especialmente, durante su labor profesional, va ganando una experiencia y va aumentando sus conocimientos y capacidades. Y en muchos casos todo ese crecimiento personal y profesional es el detonante para que surja en una persona la inquietud de querer emprender y apostar por una iniciativa personal.

En mi opinión, es fundamental que alguien que se embarca en un proyecto propio tenga muchísima ilusión y ganas, porque los comienzos en general son bonitos pero con muchos baches, entusiasmo y disposición a aprender de los propios errores, sabiendo que en el camino habrá algún obstáculo, pero sin dejar que eso desanime sino que sea una motivación para levantarse y seguir adelante.

Tú eres emprendedora, llevas varios años trabajando como freelance después de haber tenido puestos de responsabilidad en agencias. ¿Qué te animó a dar el salto? 

En el momento en el que decidí dar ese cambio fue porque sentía que quería dar un paso más, después de estar en varias agencias gestionando equipos y en puestos de responsabilidad.

Inicialmente tuve la tentación de pasar al lado del cliente final, pero en ese momento, en el año 2011, aún la parte de comunicación digital, en la que yo me fui especializando aunque sin dejar de lado la parte más “tradicional” de la comunicación, aún estaba muy verde dentro de las empresas. Y en general, las que habían empezado a desarrollar también este tipo de comunicación lo hacían apoyándose en agencias. En ese momento aún muy pocas habían apostado en firme creando un perfil específico internamente o ampliando las funciones de sus responsables de comunicación para incluir las habilidades digitales, que era mi objetivo.

Así que, después de un tiempo en la agencia en la que estaba, asumiendo más funciones y viendo que mi puesto cada vez se enfocaba más hacia un perfil publicitario, que sentía que no era lo que quería hacer, decidí apostar por poder hacer un trabajo de comunicación global real, con el foco puesto en el usuario y en los mensajes y el contenido de valor, y tomé la decisión de hacerme consultora externa de comunicación y marketing, y a día de hoy creo que fue la mejor decisión que pude tomar en aquel momento.

Ha sido una etapa llena de aventuras, cambios, adaptación, pero sobre todo de muchísimo aprendizaje y desarrollo profesional, que eran mis objetivos primordiales.

Oliver Serrano Leon