← Techstars Blog

El Startup Weekend de Gran Canaria resultó la antesala de volver a desarrollar software, entre otras cosas.  Algo impensable cuando vendí la empresa.  Como dice mi padre: “no sabía si buscarme criada o ponerme a servir”.

Una de las frases que no he olvidado de aquel fin de semana es el concepto de: “coste de adquisición de cliente”.  En aquel momento no sabía cómo calcularlo, lo que nos lleva a la regla número 5: “el que busca siempre encuentra”.  Está claro, cuando no sabes cómo hacer algo: buscas cómo hacerlo, aprendes y lo haces.

De todas formas, más allá del cálculo de ese dato, una de las cosas más importantes es conocer quién es tu verdadero cliente.  ¿De verdad hay alguien ahí al que le interesa lo que estás haciendo y que está dispuesto a pagar por ello?.  Es verdad que existen varios conceptos y definiciones del término cliente, pero me voy a quedar con la primera definición que aparece en el Diccionario de la Real Academia Española: “Persona que compra en una tienda o que utiliza con asiduidad los servicios de un profesional o empresa“.  ¡Chacháaaaaaaan!, ¿y qué es una compra?.  Pues una compra no es otra cosa que “obtener algo a cambio de dinero”, lo que nos lleva a pensar: si yo quiero que alguien sea mi cliente y compre mi servicio o producto, ya está, en realidad lo que quiero es vender, vendeR, vendER, venDER, veNDER, vENDER, VENDER.

A ver, me parece que a lo mejor no ha quedado lo suficientemente claro, y por si acaso te ha dado por empezar a leer por el final, una de las primeras cosas que debemos plantearnos es: vender, vendeR, vendER, venDER, veNDER, vENDER, VENDER ¡capisci!.  Lo que nos lleva a la regla número 6: “localiza a tu cliente HOY”.

Estos dos conceptos son los que yo no terminé de interiorizar aquel fin de semana.  No dejéis que os pase lo mismo …

Mercedes Sanagust’n