← Techstars Blog

StartupWeekEnd, ese Gran Hermano sin cámaras, sin camas, y sin holgazanear.

En 54 horas, los sentimientos se intensifican mucho más de lo que puedas imaginar.  Cualquier sensación que conozcas, multiplícala por 100 ó por 1000.  Son momentos de nervios, risas, lloros, enfados, …, pero al final de esas 54 horas, se crea un vínculo entre compañeros, difícil de romper.  Es como si al mismo tiempo que estás desarrollando el proyecto, se estuviera gestando un cordón umbilical entre todos los componentes.

Así lo viví yo.

Después del evento, poco a poco, algunos miembros se fueron quedando en el camino y durante el año siguiente, fueron cayendo el resto.  En aquel momento, no lo entendí, pero es un proceso normal y también es lo normal que ocurre cuando en tu vida tienes otras responsabilidades, otras prioridades y otros objetivos a conseguir.

¡Pues vaya!. 

No, que va.  Le recomiendo esta experiencia a todo el mundo.  Es de esas situaciones que te fuerzan a salir de tu zona de confort, y como dice mi suegro: “… nunca se sabe si es para bien o para mal …”.  Y normalmente, siempre es para bien.

¿Qué, te atreves a pasar 54 horas a “full” y conocer gente increíble?.  Quedan poquitas entradas, y será una bonita historia para contarle a tus nietos, dentro de 50 años.

Mercedes Sanagust’n