← Techstars Blog

La semana pasada tuve el gusto de trabajar con una emprendedora y ayudarla con una idea de negocio. Al empezar a emprender, muchas veces nos perdemos con tanta información o cosas por hacer. Es importante que tengas una buena base o fundamentos antes de “tirarte al agua”.

¿Dónde empezar? Comienza entendiendo tus hipótesis, supuestos y clientes. No importa si estas emprendiendo, lanzando un nuevo producto en tu empresa, o simplemente agregando funcionalidad a un producto existente. La clave es poder entender tus hipótesis, supuestos y clientes a profundidad:

1, Identifica todas los supuestos:

En un papel has dos columnas. En la primera escribe las ideas de productos o servicios que quieres desarrollar. De estas potenciales soluciones deberías de tener “supuestos” sobre como actúan tus clientes, de sus capacidades y formas de cómo toman decisiones. Escribe en la segunda columna la respuesta a las siguientes preguntas:

  • Mis clientes tienen este problema
  • Mis clientes resuelven este problema con
  • Los recursos necesarios para crear este producto son
  • Cuando compren mi producto, los clientes ganaran o solucionaran
  • Si mi cliente no tienen mi producto, ellos harían o lo solucionarían de esta manera
  • Este producto va a ser valioso para mis clientes porque

No importa si tus supuestos son validos. Lo importante es entenderlos y tener las bases antes de comenzar a salir a la calle a platicar con tus clientes potenciales y ver si realmente tienen estas necesidades.

2, Escribe la hipótesis del problema:

Ya he hablado bastante sobre como identificar el problema respondiendo a cinco preguntas. Otra forma de poder entender el problema es escribirla de la siguiente manera:

  • Creo que [Tipo de persona/cliente] tiene [este problema] cuando realizando [esta actividad].
  • Creo que [Tipo de persona/cliente] tiene [este problema] porque tiene [esta limitación o actividad que lo limita].

Cindy Alvarez, en su libro “Lean Customer Development: Building Products Your Customers Will Buy”, describe esta como una de las mejores formas de resumir tu problema. Lo importante es que puedas responder el ¿Quién?, ¿Cómo?, ¿Qué?, ¿Cuánto? y ¿Cuándo?

3, Mapea a tu avatar:

Entiende a tus clientes potenciales y su ubicación. Quienes son las personas con la mayor necesidad y que realmente se beneficiarían utilizando tu producto o servicio. Encuentra a estas personas ya que se convertirán en tus evangelizadores y promotores de tu marca. “Pero si yo ya hice mi investigación de mercado!” me dicen muchas veces. El mapear a tus clientes no es solo el leer reportes en línea. “Sal a la calle!” Conoce, platica, y entiende a tus clientes.

Muchas veces tenemos las ideas en la mente y las perdemos. Te aconsejo que escribas las respuestas a todas estas preguntas en un papel. Te ayudara a avanzar mas rápido y lanzar tu negocio!


, , ,


Diego Rios