Poder femenino, tendencia en el emprendimiento que debe crecer en el 2015

poder_femenino

Debo admitir que últimamente me he sentido bastante frustrada al ver que las oportunidades que se brindan equitativamente, en términos de empleo, construcción de nuevas empresas y emprendimiento en general -no en todas las ocasiones, cabe aclarar-; no se ven aprovechadas por una cantidad significativa de mujeres. Constantemente veo cómo siempre es una minoría de mujeres las que se atreven a tomar retos.

Para la prueba un botón: de los eventos de Startup Weekend que realiza UP Global anualmente únicamente el 27% del total de los participantes son mujeres y en teoría el alcance de la información e invitación a estos eventos únicamente en redes sociales y medios es a un 53% de hombres y un 47% de mujeres.

El poder femenino en el emprendimiento debe crecer en el 2015. Únicamente en 7 países del mundo -Panamá, Tailandia, Gana, Ecuador, Nigeria, México y Uganda- las mujeres reciben oportunidades equitativas a los hombres; y en algunos países como Pakistán, ni siquiera son consideradas. Incluso cuando hay mujeres que son activas y dueñas de negocios, no alcanzan su potencial, y algunos estudios concluyen que esto pasa porque ellas dudan de sus capacidades y temen al fracaso más que los hombres.

¿Cuál es la razón de que no se sientan seguras de lo que pueden llegar a lograr?

Me tomé la libertad de preguntar al respecto a amigos, familiares y compañeros de trabajo (hombres y mujeres) y encontré que algunas de las respuestas eran muy similares, pues en general la percepción es cultural.  La mayoría está de acuerdo en que las mujeres -no todas- a veces sienten que no merecen, o que todavía no están listas para asumir un rol de mayor responsabilidad dentro de una compañía; otros opinan que algunas mujeres creen que por sus planes personales (hijos, familia, etc) no sienten que sea leal tomar un rol del cual se van a tener que alejar en un futuro cercano, o que quizá la presión o fricción que creen que van a tener en el equipo de trabajo o ecosistema va a ser un problema para su crecimiento y éxito, y que incluso las prácticas sociales que vienen de años atrás no tienen incentivos hacia tomar cierto tipo de retos.

Sin embargo también me dijeron que las mujeres líderes están inspirando a otras mujeres a perseguir sus sueños, y que en términos de emprendimiento tal vez incluso sea más fácil para ellas balancear su trabajo y vida personal fuera del mundo corporativo.

Me gustaría que más mujeres participen y tomen esas oportunidades que se les presentan, que se lancen a formar equipos y creen startups exitosas en la región. En Latinoamérica la fuerza laboral femenina está pronosticada a crecer por lo menos un 12% en el 2015 y se considera que 2 de cada 10 mujeres tomará una posición de liderazgo dentro de la compañía en la que trabaja.

Además, las mujeres hacen una reinversión de más del 85% de sus salarios en sus familias y comunidades, lo que significa que invertir en las mujeres es invertir en un futuro colectivo.

El mundo necesita más mujeres emprendedoras, que se atrevan a acabar con el status quo, y que demuestren el poder y la inteligencia femenina en compañías y startups. Es momento de empezar a creer en nosotras mismas y retarnos para asegurarnos de que esa igualdad de la que tanto hablamos suceda en un futuro cercano.

Recomendaciones:

Lean in, un libro de Sheryl Sandberg, que a través de una combinación de anécdotas, datos y consejos prácticos, examina las razones de la inequidad de género en casa y en el trabajo. Incentiva a las mujeres a lanzarse en sus carreras, aprovechando oportunidades y tomando posiciones de liderazgo.

Startup Weekend Women Edition, durante el #EditionsMonth en Mayo. Participa en un evento cercano a tí, y construye un startup en 54 horas.